Tratar con la disfunción eréctil

Tener una erección es una parte integral de su masculinidad

Martin Ryan acerca de sus experiencias que tratan de un problema sexual preocupante

disfunción eréctil

disfunción eréctil

Cuando se trata de problemas de carácter sexual, hombres irlandeses son reacios a expresar sus preocupaciones. Esto es lo residente Wicklow Martin Ryan (50) descubrió cuando se enfrentó a un problema preocupante en relación con su propia salud sexual. En ese momento no pudo encontrar a nadie más a compartir sus experiencias con él.

Martin, quien viene de Tipperary, se unió a la administración pública poco después de la escuela. Con el tiempo se licenció en lenguas y terminó trabajando en TI en las oficinas de valoración del gobierno. En el año 2001, mientras que en el trabajo, él realizó lo que debería haber sido una maniobra sencilla, con consecuencias desastrosas.

“Tuve que levantar el monitor de un cartógrafo arriba y sobre la envolvente de un escritorio”, explica. “Pero cuando lo hice, algo le dio en la espalda.” Martin pensó resto resolvería el problema, pero su condición empeoró. Finalmente los médicos (cialis sin receta) decidieron que necesitaba una cirugía para reparar dos discos desplazados en su espalda. Por desgracia, no se logró el resultado deseado.

“Después de la operación perdí el control de mi intestino y la vejiga”, explica Martin. “Me dijeron que no había habido daños en los nervios. Con el tiempo los nervios de la vejiga regeneran a sí mismos, mientras que hubo una curación parcial en el intestino”.

Sin embargo, algunos meses más tarde Martin se dio cuenta de que él también sufría de disfunción eréctil. Y a pesar de que no estuvo involucrado románticamente, sintió despojada. “Tener una erección es una parte integral de su masculinidad”, dice. “Cuando no se puede tener uno hay una sensación de dolor por la pérdida de la sexualidad.”

Martin luego vio urólogo Ted McDermott que consulta en el Hospital Beacon. La primera etapa fue para ver si el medicamento ayudaría, pero no lo hizo. “Terminé con terribles dolores de cabeza”, dice Martin. “El siguiente paso fue una inyección en el pene, pero que tampoco funcionó.”

Por último, dos años después de que primero consultó al urólogo, Martin se le ofreció una “prótesis de pene”, que, dice, sólo se lleva a cabo como último recurso. “Había peligros concretos implicados”, dice Martin. “Pero para entonces yo sentía que no tenía nada que perder. Nada estaba trabajando y yo estaba siendo presionado. La cirugía tomó cerca de una hora y media. Se inserta un depósito de solución salina en su panza. Eso está conectado a dos tubos inflables en el eje de su pene con un botón de disparo en el escroto. Si desea una erección, que se pulsa el botón de disparo “.

Martin dice que si bien hubo algunas molestias sin experimentar mucho dolor. “Caminé como John Wayne durante una semana. La primera vez que (el pene) se infló, se estaba en presencia de Ted McDermott. Funcionó y que sentía extraño, pero bueno también. Es todo acerca de su auto-confianza y la virilidad. ”

Aunque Martin ha tenido varias cirugías en la espalda en los últimos años – que se deleitó al menos, haber resuelto el problema de la disfunción eréctil.

Se mudó a casa el verano pasado a una casa que se encuentra, como nido de alta de un águila sobre un lago en Wicklow. Sus colecciones de cosas hermosas – todo, desde bocetos originales de Edith Piaf a buenos muebles y pantano de roble escultores, definen este precioso, retiro de dos pisos.

Martin merece vivir en esas nobles entorno. En 2007, se vio obligado a jubilarse médico temprano y aunque él sigue soportando un dolor considerable, mantiene una actitud inspiradora. “Yo uso una silla de ruedas, ya que sólo puedo caminar un poco y no puedo enderezar mi espalda,” él es voluntario. “Pero mi parte superior del cuerpo está bien. Decidí que si no me iba a morir de esto necesitaba el polvo fuera de mí mismo y seguir adelante con las cosas.” Martin tiene todo tipo de intereses de coleccionar antigüedades de mano-hacer tarjetas de felicitación, y de tocar el piano a hacer los más deliciosos bollos.

Sin embargo, para él, un aspecto más inquietante de este doloroso camino es la comprensión de que los hombres irlandeses no están hablando de sus problemas sexuales.

“Tienen que abrirse cuando tienen un problema”, dice Martin vehemencia. “Hay mucha gente ahí fuera que necesitan hablar acerca de la disfunción eréctil y otros problemas relacionados, pero no saben a dónde acudir. Me gustaría que si las personas no estaban sufriendo innecesariamente.”

Martin ya ha comenzado a compartir sus experiencias con algunos de los pacientes de Ted McDermott del Hospital Beacon en Dublín. Pero también va a prestar oídos a cualquiera que necesite orientación sobre cuestiones sexuales de los hombres. Después de todo, puede haber una solución relativamente simple a un problema que ya ha causado angustia incalculable. ¿Y quién diría que no a eso?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2017 ComprarViargaOnline.es